Salida de adultos de barrenillo de los restos de poda

Se está produciendo en estos días, según recoge la Red de Alerta e Información Fitosanitaria de Andalucía (RAIF) la salida de adultos de barrenillo del olivo (Phloeotribus scarabaeoides) de los restos de poda depositados en las leñeras. Estos adultos se dirigen hacia los olivares cercanos, siendo los daños más graves los provocados por las galerías nutricias realizadas en los brotes del olivo, que los adultos de esta nueva generación utilizan para alimentarse entre los meses de mayo y julio, provocando rotura de tallos, pérdidas de cosecha y debilitamiento general del árbol en el caso de que los ataques sean intensos. Ante esta circunstancia, debemos de estar vigilantes durante este periodo, prestando especial atención a la salida de los adultos de restos de poda, árboles y/o palos cebos, observando aquellas plantaciones que se encuentren en zonas endémicas como olivares próximos a cascos urbanos o leñeras aisladas, para tomar las medidas oportunas.

Leer Más

La RAIF avisa de la salida de adultos de barrenillo del olivo de los restos de poda

Actualmente, según explica en su página web la Red de Alerta e Información Fitosanitaria de Andalucía, se está produciendo la salida de adultos de barrenillo del olivo. Estos se dirigen hacia los olivares cercanos, provocando daños en los brotes al realizar las galerías nutricias, con la consiguiente rotura de talles, pérdidas de cosecha y debilitamiento general del árbol en el caso de que los ataques sean intensos.

Leer Más

Eliminación de los restos de poda de olivar

El “barrenillo”, “pulgón” o “palomilla”, Phloesotribus scarabaeoides, es un insecto que puede causar graves daños en zonas cercanas a los núcleos de población rural donde se almacena leña procedente de la poda. Ahí o en árboles debilitados realiza la fase de reproducción, lo que hace de esta leña un foco de infestación desde donde los nuevos adultos invaden los olivares más próximos. Existe un método sencillo, económico y eficaz de lucha contra este insecto, que consiste en guardar totalmente cerrados la leña de poda, una vez que el insecto haya realizado la puesta.  A continuación hacemos una breve reseña de la normativa reguladora con relación a dicho insecto y que está vigente en la actualidad:

Leer Más

Prohibidos los restos de poda en el campo para evitar el barrenillo

De acuerdo a lo dispuesto en el artículo 4º de la Orden de la Consejería de Agricultura y Pesca de fecha 2 de noviembre de 1981 (BOJA nº 23), por la que se determinan las normas a seguir en el cumplimiento de la legislación vigente sobre el “barrenillo” o “palomilla” (Phloeotribus scarabaeoides), les recordamos, con el objeto de garantizar la sanidad vegetal del cultivo del olivar:

-Los restos de poda de olivos que no fueron destruidos en el propio olivar por el fuego o por trituración deben estar guardados en lugares herméticamente cerrados  como son: leñeras de obra civil, zanjas, trinchera o albercas cubiertas por agua. Los restos, según la normativa, deben estar guardados desde el pasado 1 de mayo de 2018. No se pueden abrir hasta los primeros días del próximo mes de noviembre.

-A su vez, la misma Orden establece que los Ayuntamientos, a través de sus servicios de vigilancia rural, denunciarán lo contrario a lo dispuesto a la Oficina Comarcal Agraria pudiendo aplicarse el régimen sancionador previsto en la Ley 43/2002, de 20 de noviembre, de Sanidad Vegetal con multas de hasta 3000 euros.

Leer Más

Los restos de poda deberán estar guardados desde el 1 de mayo para evitar el barrenillo

De acuerdo a lo dispuesto en el artículo 4º de la Orden de la Consejería de Agricultura y Pesca de fecha 2 de noviembre de 1982 (BOJA nº 23), por la que se determinan las normas a seguir en el cumplimiento de la legislación vigente sobre el “barrenillo” o “palomilla” (Phloeotribus scarabaeoides), les recordamos, con el objeto de garantizar la sanidad vegetal del cultivo del olivar:

-Los restos de poda de olivos que no fueron destruidos en el propio olivar por el fuego o por trituración deben estar guardados en lugares herméticamente cerrados  como son: leñeras de obra civil, zanjas, trinchera o albercas cubiertas por agua. Los restos, según la normativa, deben estar guardados desde el pasado 1 de mayo de 2018. No se pueden abrir hasta los primeros días del próximo mes de noviembre.

-A su vez, la misma Orden establece que los Ayuntamientos, a través de sus servicios de vigilancia rural, denunciarán lo contrario a lo dispuesto a la Oficina Comarcal Agraria pudiendo aplicarse el régimen sancionador previsto en la Ley 43/2002, de 20 de noviembre, de Sanidad Vegetal con multas de hasta 3000 euros.

Leer Más