Un láser elimina las malas hierbas de los cultivos sin necesidad de pesticidas

Un proyecto coordinado por investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) usará el láser para eliminar las malas hierbas de los cultivos y ofrecerá así una alternativa sostenible al uso de productos químicos como pesticidas y plaguicidas, según recoge Agrónoma. El proyecto se denomina “Welaser”, lo financia la UE dentro del programa Horizonte 2020 y cuenta con un presupuesto de 5,4 millones de euros. El prototipo consistirá en un vehículo o robot autónomo con un sistema de visión con inteligencia artificial que discriminará las malas hierbas de los cultivos. Luego detectará los meristemos de las malas hierbas (responsables de su crecimiento) y les aplicará un láser de alta potencia para matar las plantas. Este prototipo será desarrollado por un equipo multidisciplinar coordinado por investigadores del Centro de Automática y Robótica, un centro mixto del CSIC y la Universidad Politécnica de Madrid (CAR-CSIC-UPM).

Leer Más

Un nuevo pesticida natural logra eliminar plagas y patógenos mediante moléculas que ‘silencian’ sus genes

Investigadores del Instituto de Biología Molecular y Celular de Plantas (IBMCP), un centro mixto del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y de la Universitat Politècnica de València (UPV), han desarrollado una nueva tecnología que ayudará a luchar, de forma natural y de manera respetuosa con el medio ambiente, contra las plagas y patógenos que afectan a los cultivos, según recoge la Agencia para la Difusión de la Ciencia y el Conocimiento (Dicyt). Esta alternativa a los pesticidas químicos se basa en desarrollar moléculas de ARN bicatenarios (dsRNA) capaces de silenciar los genes de las plagas y patógenos que afectan a las plantas. El método desarrollado por estos investigadores, que ya ha sido patentado, permite además producir estas moléculas de forma rápida y a un coste bajo. El equipo del IBMCP (CSIC-UPV), coordinado por el investigador del CSIC José Antonio Darós, ha utilizado como biofactoría bacterias Escherichia coli, organismo modelo en biología molecular, que se puede cultivar y manipular de forma muy sencilla.

Leer Más

El CSIC descubre que hay vectores de la Xylella que avanzan rápido

La cigarrilla Neophilaenus campestris, uno de los insectos vectores que propaga la Xylella fastidiosa, es capaz de desplazarse “mucho más lejos” de lo que se pensaba. Así lo ha descubierto un equipo del Instituto de Ciencias Agrarias (ICA) del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), según recoge Olimerca. Este grupo de investigación comprobó que esta especie de insectos es capaz de avanzar más de 2,4 kilómetros en 35 días desde olivares a pinares limítrofes que utilizan como refugio durante los meses más cálidos del año, según ha indicado el CSIC.

Leer Más

Cada árbol infectado por Xylella puede contagiar a otros 19 por año

Diversos autores del CSIC han colaborado junto a centros de investigación de Italia y Reino Unido en un nuevo estudio sobre la Xylella Fastidiosa. Dicho estudio, según recoge la Oleorevista, trata de evaluar los parámetros epidemiológicos útiles para la evaluación y el manejo del riesgo de expansión de la Xylella, así como las tasas de transmisión los periodos asintomáticos y el tiempo transcurrido hasta la muerte de las poblaciones afectadas. En base a los resultados del estudio, se ha concluido que cada árbol infectado sintomático puede llegar a afectar a alrededor de 19 árboles por año, dentro de un rango de 14 a 26. Se ha estimado, asimismo, que la etapa asintomática tiene una duración promedio de aproximadamente ,2 años (rango 1,0-1,3). También se ha concluido que la desecación de los árboles ocurre aproximadamente a los 4,3 años (rango 4,0-4,6).

Leer Más

Una lengua electrónica capaz de catar los fenoles y volátiles del aceite de oliva virgen extra

La Estación Experimental del Zaidín, miembro del CSIC, está probando una lengua electrónica capaz de catar los fenoles y volátiles del aceite de oliva virgen extra. Tal y como explica la propia estación, las características sensoriales de los aceites de oliva virgen extra (AOVE) son fundamentales para valorar la calidad global de los mismos ya que, no sólo están relacionadas con sus propiedades nutricionales sino que, a menudo, son decisivas en la elección del consumidor.

Según la reglamentación de la Comunidad Europea, la valoración organoléptica de los aceites de oliva es parámetro oficial obligatorio para establecer su calidad y debe ser realizada por un panel de catadores entrenados en unas condiciones estrictamente reguladas. Esta evaluación, hoy día de obligado cumplimiento, es un procedimiento largo, costoso y sujeto a la subjetividad del evaluador. Por ello se buscan métodos alternativos fiables, que sean rápidos, económicos y reproducibles.

Entre estos métodos está la lengua electrónica, compuesta por una serie de sensores capaces de reconocer los compuestos responsables de los atributos sensoriales de los aceites, generando señales electroquímicas que son integradas en un sistema informático. Entre estos compuestos, los más importantes son los polifenoles (como flavonoides, ácidos y alcoholes fenólicos) y los compuestos volátiles (alcoholes, aldehídos o ésteres).

Leer Más