Nuevo estudio de la erosión por cárcavas

A pesar de los efectos negativos para el sector agrícola y el medioambiente, la habilidad para evaluar y simular la erosión por cárcavas y su impacto es muy limitada, sobre todo a una escala más amplia como es la europea. Así, con el objetivo de poner en común el conocimiento sobre la evaluación, modelado y manejo de cárcavas, el profesor de la Unidad de Excelencia María de Maeztu – Departamento de Agronomía de la Universidad de Córdoba (DAUCO), Tom Vanwalleghem, junto con el investigador Antonio Hayas del Departamento de Ingeniería Rural, han participado en un estudio internacional en el que se evalúa el trabajo realizado hasta ahora en este aspecto y se trazan líneas de futuro necesarias para abordar la problemática. En este estudio, que nace de una reunión del Centro Europeo Conjunto de Investigaciones Científicas (JRC) que da apoyo científico al desarrollo de política europea, personal investigador de 36 instituciones internacionales ha analizado las necesidades para crear un modelo que pueda dar una visión regional a nivel europeo de la magnitud de esta problemática y, así, poder afrontarla desde la vertiente científica, pero también de gestión de políticas medioambientales. El trabajo de Vanwalleghem y Hayas dentro del estudio se ha centrado en la modelización de las cárcavas. “Para poder hacer predicciones hace falta conocer dos variables: dónde ocurren las cárcavas y cómo de rápido crecen”, señala Vanwalleghem y, para conocer estas variables, han llevado a cabo una lista de los modelos disponibles y de los datos necesarios para cada modelo.

Leer Más

10 buenas prácticas agrícolas para mitigar el cambio climático y la erosión

El proyecto Life ClimAgri, en el que ha participado la Universidad de Córdoba, ha puesto el foco en la agricultura para buscar maneras de adaptar las prácticas agrícolas y contribuir a mitigar el cambio climático, en concreto centrado en los cultivos extensivos de regadío, donde además existe un grave problema de erosión del suelo. Emilio Jesús González, coordinador del proyecto ClimAgri, el profesor Jesús Gil Ribes, responsable en la UCO, y el investigador Francisco Márquez, han explicado que el proyecto ha tenido muy buen impacto tanto a nivel de campo como a nivel político puesto que se han establecido medidas dentro de los programas de desarrollo rural que han conseguido reducir un 12% los costes de cultivo, aumentar un 63% la eficiencia energética y un 57% la productividad energética y reducir un 32% el CO2 que se emite en las labores agrícolas. En este sentido, el proyecto ha establecido un decálogo de buenas prácticas para mitigar el cambio climático, que se han concentrado en 10, y cuya demostración a nivel experimental ha verificado que son efectivas. Concretamente, ClimAgri marca como prácticas beneficiosas:

Leer Más

Cinco países se unen para frenar el deterioro del suelo agrícola

Aunque resulta casi imperceptible, cada año se pierden grandes cantidades del suelo destinado a uso agrícola, algo que afecta no solo al sector alimentario, sino también al textil y al energético y, por supuesto, al medioambiente. Esta pérdida anual apenas llega a medio centímetro y puede pasar desapercibido para el ojo humano. Sin embargo, cuando se echa la vista atrás se percibe el enorme deterioro que está sufriendo este recurso a lo largo de los años. Esto es debido a que la capacidad de regeneración del suelo está muy lejos de ser suficiente para contrarrestar la erosión y degradación. Actualmente, es tal la descompensación entre el nivel de regeneración y el de pérdida que el suelo está catalogado como un recurso no renovable. Es necesario que pasen decenas o incluso centenares de años para recuperar el suelo que se está perdiendo en un solo año.

Leer Más

Avances en el control de la erosión de los olivares

Investigadores del Centro de Estudios Avanzados en Ciencias de la Tierra, Energía y Medio Ambiente (Ceactema) de la Universidad de Jaén (UJA) han desarrollado un método para la monitorización de la erosión del suelo del olivar a partir de la variación de las condiciones pluviométricas, mediante técnicas geomáticas. “Este proyecto surge como una inquietud común que investigadores de disciplinas diferentes, pero relacionadas con la Tierra, el Medio Ambiente y su observación, tienen respecto a la erosión en el olivar, un problema de especial importancia en el entorno geográfico, social y económico en el que vivimos”, afirma Tomás Fernández, investigador del Departamento de Ingeniería Cartográfica, Geodésica y Fotogrametría de la UJA. “A través de nuestra investigación, este fenómeno ha sido observado desde el punto de vista geomorfológico, edáfico (suelos), ecológico y climático, y de una forma más patente gracias a las tecnologías geomáticas (imágenes de satélite, drones, LiDAR, sistemas de información geográfica, etc.), mucho más versátiles y potentes que hace unos años”, indica.

Leer Más