Un estudio de la UJA confirma que es posible obtener etanol a partir de la biomasa procedente de la poda del olivo

Investigadores de la Universidad de Jaén (UJA) presentan los resultados de un estudio sobre el aprovechamiento de la biomasa de la poda del olivo mediante pre tratamientos hidrotérmicos con vistas a su conversión en bioetanol y otros productos químicos renovables por los microorganismos. La investigación “Exploitation of olive tree pruning biomass through hydrothermal pretreatments”, que cuenta con el apoyo de la Agencia Estatal de Investigación (Micinn, España) y del Fondo Europeo de Desarrollo Regional, analiza las ventajas de la transformación de la poda de olivo, uno de los residuos más importantes por el volumen de su producción, en un combustible de origen renovable. El grupo de este ensayo, perteneciente al departamento de “Ingeniería Química y Ambiental” de la Universidad de Jaén, lo integran los docentes: Juan Miguel Romero-García, Juan Carlos López-Linares, María del Mar Contreras, Inmaculada Romero y Eulogio Castro.

Leer Más

Los propietarios con menos de 40 años no llegan al 10%

El ‘I Informe Cocampo sobre la estructura del suelo rústico en España’, realizado por Cocampo que recoge Agrónoma, arroja datos que ponen de manifiesto la necesidad urgente de dinamizar el mercado de la tierra. El 31,3% de los titulares de explotaciones agrarias son mayores de 65 años. Y el 60% tienen entre 40 y 64 años. Existe, además, un creciente riesgo de fragmentación a causa del elevado volumen de fincas rústicas que se heredan cada año, dividiendo los terrenos generación tras generación. Esto pone en riesgo la viabilidad de la economía rural: los datos revelan que la renta de los agricultores está fuertemente correlacionada con la dimensión de sus explotaciones, a medida que aumenta el tamaño de estas, la renta se incrementa. Se trata de un problema creciente, según se advierte en el informe de Cocampo: las fincas heredadas aumentan a un ritmo del 31%, con 174.599 propiedades transmitidas por este motivo en los últimos 12 meses. Por ello, nuevas iniciativas para consolidar (reagrupar) el suelo se hacen necesarias para asegurar la sostenibilidad del campo.

Leer Más

Estudio sobre el potencial de cultivos mediterráneos como el olivo para fijar el carbono

La agricultura, como el resto de actividades económicas, genera emisiones de gases de efecto invernadero. Según recoge Interempresas, En Cataluña, el volumen de emisiones de este sector se sitúa por detrás del energético, el transporte y la industria. Al mismo tiempo, es una víctima del cambio climático, porque sufre las consecuencias de fenómenos meteorológicos como sequías, inundaciones o heladas, que cada vez serán más extremos y frecuentes. Ahora bien, lo que a menudo no se explica es que la agricultura puede desempeñar un papel crucial para mitigar el calentamiento planetario gracias a la capacidad del suelo y de los cultivos de fijar y absorber carbono. Las plantas absorben continuamente el dióxido de carbono generado por la actividad humana a través de la fotosíntesis y, como resultado, se produce biomasa; cuando mueren y se descomponen, los organismos vivos del suelo como las bacterias, los hongos o las lombrices de tierra, entre otras, las transforman en materia orgánica, un material rico en carbono que retiene el agua y nutrientes como el fósforo y el nitrógeno en el suelo. Se estima que los suelos agrícolas catalanes, que ocupan el 33% del territorio, contienen tanto carbono como el que Cataluña emite en 4 años. Es una cantidad significativa que aún podría ser mayor si se implantaran estrategias de fijación de carbono y mitigación de gases de efecto invernadero en las prácticas agrícolas.

Leer Más

Visto bueno al estudio de la cadena de valor del aceite de oliva virgen extra

El director general de la Industria Alimentaria, José Miguel Herrero, presidió ayer la XIII reunión del Pleno del Observatorio de la Cadena Alimentaria, que ha aprobado el estudio de la cadena de valor del aceite de oliva virgen extra, correspondiente a las campañas 2018/2019 y 2019/2020. El estudio ha sido dirigido por el profesor Manuel Parras Rosas y su equipo de la Universidad de Jaén. En su elaboración han participado también interlocutores sectoriales y técnicos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. Durante el Pleno, en el que participan representantes de la Administración General del Estado, de las comunidades autónomas y de todos los eslabones de la cadena alimentaria, José Miguel Herrero ha constatado la voluntad del ministerio de avanzar en la realización de los estudios de la cadena de valor de distintos alimentos y ampliar los sectores objeto de estudio. También ha informado sobre el estado de los trabajos correspondientes a los estudios de valor de productos como leche líquida envasada, melocotón y nectarina, carne de vacuno, carne de ovino, cítricos, tomate, patata y miel. Estos trabajos son estudios descriptivos, cuyo objetivo es profundizar en el conocimiento de las cadenas de valor y contribuir de esta manera a la transparencia del mercado, así como detectar sus posibles ineficiencias. Para ello se identifican y analizan las principales configuraciones de la cadena de valor y se estudia el proceso de formación de precios a lo largo de los distintos eslabones.

Leer Más

Nuevo estudio de la erosión por cárcavas

A pesar de los efectos negativos para el sector agrícola y el medioambiente, la habilidad para evaluar y simular la erosión por cárcavas y su impacto es muy limitada, sobre todo a una escala más amplia como es la europea. Así, con el objetivo de poner en común el conocimiento sobre la evaluación, modelado y manejo de cárcavas, el profesor de la Unidad de Excelencia María de Maeztu – Departamento de Agronomía de la Universidad de Córdoba (DAUCO), Tom Vanwalleghem, junto con el investigador Antonio Hayas del Departamento de Ingeniería Rural, han participado en un estudio internacional en el que se evalúa el trabajo realizado hasta ahora en este aspecto y se trazan líneas de futuro necesarias para abordar la problemática. En este estudio, que nace de una reunión del Centro Europeo Conjunto de Investigaciones Científicas (JRC) que da apoyo científico al desarrollo de política europea, personal investigador de 36 instituciones internacionales ha analizado las necesidades para crear un modelo que pueda dar una visión regional a nivel europeo de la magnitud de esta problemática y, así, poder afrontarla desde la vertiente científica, pero también de gestión de políticas medioambientales. El trabajo de Vanwalleghem y Hayas dentro del estudio se ha centrado en la modelización de las cárcavas. “Para poder hacer predicciones hace falta conocer dos variables: dónde ocurren las cárcavas y cómo de rápido crecen”, señala Vanwalleghem y, para conocer estas variables, han llevado a cabo una lista de los modelos disponibles y de los datos necesarios para cada modelo.

Leer Más