Nuevas vías de biorreciclaje para los envases alimentarios y los residuos plásticos

La producción mundial de plásticos es de unas 350 toneladas al año. Los sectores que más consumen son la agricultura y la industria alimentaria. Se calcula que el sector de los envases consume un 40% y las aplicaciones agrícolas, un 3,5%. Una vez utilizados, los residuos de plástico se acumulan en los entornos naturales debido a su limitada recuperación y resistencia a la degradación.  De hecho, actualmente sólo se recicla el 31% de los plásticos que entran en los sistemas de gestión de residuos, mientras que el resto se incinera o se deposita en vertederos. Además, los microplásticos derivados de la descomposición de estos residuos suponen un problema medioambiental adicional. Sólo en el sector agrícola, se sospecha que el mantillo de plástico es una de las principales fuentes de acumulación de microplásticos en los entornos terrestres. El objetivo general del proyecto RECOVER, en el que participa Asaja a nivel nacional, es demostrar y ampliar nuevos enfoques biológicos para tratar el problema de los residuos de plásticos agroalimentarios y ayudar a resolver los problemas de contaminación de los campos agrícolas con agroplásticos no biodegradables, así como proporcionar vías de gestión sostenible para la fracción de envases no reciclables de los sistemas de gestión de residuos municipales.  Para lograr estos objetivos, se propone utilizar soluciones biotecnológicas innovadoras mediante la combinación de microorganismos, nuevas enzimas microbianas, lombrices e insectos para biotransformar los flujos de residuos de envases de plástico no reciclables y las películas agrícolas. Además, se producirán nuevas materias primas para los biofertilizantes del sector primario y la industria de base biológica (quitina y quitosano).  El proyecto marca el camino para la explotación futura y apoya los esfuerzos de la UE para cambiar a modelos circulares y hacer frente a la contaminación por plástico.

Leer Más