5 hábitos del estilo de vida mediterráneo que alargan tu vida

Una nueva investigación pone de manifiesto la eficacia del estilo de vida mediterráneo para vivir muchos años y alcanzar un estado óptimo de salud. No en vano la dieta típica de estas latitudes lleva 6 años siendo considerada la mejor del mundo por especialistas en nutrición. Lo interesante de este reciente estudio, publicado en Mayo Clinic Proceedings, y que recoge Business Insider, es que es uno de los primeros que analiza los efectos de la dieta mediterránea en una población fuera de un país mediterráneo e incorpora otros aspectos del estilo de vida mediterráneo, como el descanso o la socialización. Para elaborarlo, académicos de la Universidad Autónoma de Madrid en España y de la Harvard T.H. Chan School of Public Health han investigado datos de 110.799 personas en el Reino Unido, analizando aspectos específicos de la dieta, la socialización y el descanso que reducen el riesgo de mortalidad por todas las causas y por cáncer. Las personas que tuvieron calificaciones más altas por apegarse a un estilo de vida mediterráneo tenían un 29% menos de riesgo de mortalidad por todas las causas y un 28% menos de riesgo de mortalidad por cáncer en promedio, en comparación con aquellos cuyos hábitos diarios eran menos parecidos a los mediterráneos.

“Estamos viendo la transferibilidad del estilo de vida y sus efectos positivos en la salud”, apunta  Mercedes Sotos Prieto, de la Universidad Autónoma de Madrid, tal y como recoge Science Alert. Los principios mediterráneos pueden adaptarse a otros climas, costumbres y alimentos locales.

 

5 hábitos de la vida mediterránea que reducen la mortalidad

El estudio consideró positivos los siguientes hábitos para reducir la mortalidad y el riesgo de cáncer

  • La actividad física
  • Dormir lo suficiente
  • Limitar el tiempo ante las pantallas y reducir el sedentarismo
  • Tener buenos hábitos sociales como reunirse con amigos
  • Seguir la dieta mediterránea: esta se basa en vegetales y verduras frescas, aceite de oliva virgen extra, cereales integrales y pescado, limitando los lácteos, la carne y los ultraprocesados.

La actividad física, el descanso y los hábitos sociales y de convivencia son los parámetros que tuvieron mayor efecto sobre el riesgo de mortalidad: mantenerte conectado a tus seres queridos, tener un estilo de vida activo, desarrollar un sentido de propósito y pertenencia o dormir las suficientes horas son clave en todas las zonas azules del mundo con habitantes longevos.

La ciencia todavía no tiene un veredicto claro sobre las siestas: aunque otras investigaciones ponen de manifiesto sus efectos positivos, en esta investigación se asoció con un aumento del riesgo de muerte prematura.

Es importante destacar que el estudio tiene un carácter observacional y no puede determinar una relación causal. Mientras se siguen haciendo más investigaciones, apuesta por una dieta sana con predominio vegetal, hacer deporte, abandonar el tabaco y limitar el alcohol: keep it mediterranean.

Compartir en

Enviar un Comentario