Fertilización in vitro y dieta mediterránea

Las mujeres que luchan con la fertilidad y usan la fertilización in vitro (FIV) para concebir a veces recurren a los complementos en busca de ayuda. Desafortunadamente, un nuevo estudio solo encuentra evidencia débil para respaldar esa estrategia. En contraste, la misma investigación encontró que la dieta mediterránea saludable para el corazón aumenta las probabilidades de que una mujer se convierta en madre, según recoge Infobae. En comparación con la dieta occidental rica en grasas y azúcares, adoptar un régimen mediterráneo parece ser un “enfoque sencillo” para aumentar la fertilidad, según un equipo dirigido por Roger Hart, especialista en fertilidad y profesor de obstetricia y ginecología en la Universidad de Australia Occidental, en Perth. El nuevo estudio aparece en la edición del 20 de diciembre de la revista Reproductive Biomedicine Online.

Como explicó Hart en un comunicado de prensa de la revista, “por lo general no se recetan complementos nutricionales” para las mujeres que usan la FIV. En cambio, las mujeres suelen probarlos por su cuenta. Por lo tanto, estas mujeres se “automedican” con suplementos. “Nuestra información es en gran medida anecdótica, pero está bastante claro en los foros de discusión en línea sobre la FIV que [los suplementos] se usan ampliamente y son de gran interés público”, dijo Hart.

Pero, ¿pueden los suplementos ayudar a las mujeres a quedar embarazadas? Para averiguarlo, el nuevo estudio examinó la evidencia recopilada con respecto a los siguientes productos: dehidroepiandrosterona (DHEA), melatonina, coenzima Q10 (CoQ1O), carnitina, selenio, vitamina D, mioinositol, Omega-3 y hierbas chinas. Los investigadores también analizaron datos sobre varias dietas y si podrían ayudar a las mujeres en FIV a concebir. Con respecto a los suplementos, hubo algunas pruebas débiles de que la DHEA y la COQ10 ayudaron un poco mejor que cualquier placebo o tratamiento de “control” que recibió la mujer. También había algo de evidencia que respaldaba la melatonina, pero no estaba claro qué tipos de mujeres podrían beneficiarse o cuál podría ser la mejor dosis. Los antioxidantes tomados como suplementos no mostraron ningún efecto sobre la fertilidad. Sin embargo, la evidencia fue mucho más fuerte de que la adopción de la dieta mediterránea podría impulsar el éxito de la FIV.

La dieta, ya recomendada para la salud general por numerosos grupos médicos, es rica en verduras, frutas, legumbres, frutos secos, pescado y aceite de oliva, al tiempo que evita los alimentos altamente procesados. “Estas dietas son ricas en vitaminas B, antioxidantes, ácidos grasos poliinsaturados omega-3 y fibra, y son bajas en grasas saturadas, azúcar y sodio”, explicó Hart. Los ácidos grasos omega 3, especialmente, “podrían ser beneficiosos” para mejorar los resultados de la FIV, incluida la calidad de los embriones, añadió. El estudio encontró que los beneficios para la fertilidad ocurrieron incluso cuando las mujeres usaron la dieta mediterránea durante tan solo seis semanas. En general, Hart y sus colegas concluyen que un cambio a este tipo de alimentación podría ser el paso más efectivo que las mujeres que buscan la FIV pueden tomar para ayudarlas a concebir. Más allá de eso, el uso de complementos de DHEA, COQ10 y ácidos grasos omega 3 también podría ayudar un poco, dijo. Hart también enfatizó que las mujeres siempre deben consultar con sus médicos para asegurarse de que gozan de buena salud mientras intentan quedar embarazadas.

Compartir en

Enviar un Comentario