Una dieta saludable suplementada con aceite de oliva virgen extra reduce el riesgo de desarrollar diabetes gestacional en un 30%

La diabetes gestacional es una dolencia con una alta incidencia entre las españolas, con tasas que superan el 30% de los embarazos. Y sobre todo, que tiene un reflejo en la salud de la madre y en la del recién nacido, como explica el doctor Alfonso Calle Pascual, que ha liderado el Estudio San Carlos de Prevención de la Diabetes Gestacional, con la participación del Centro de Investigación Biomédica en Red de Diabetes y Enfermedades Metabólicas Asociadas (CIBERDEM) y financiado por el Instituto Carlos III:

“La diabetes gestacional se define como la alteración de la regulación de la glucosa que aparece por primera vez durante el embarazo. Se asocia a un incremento del riesgo de enfermar de la madre: se producen más infecciones, hipertensión gestacional, eclampsia, incrementa también la prevalencia de la prematuridad en el parto, aumentando la tasa de cesáreas y, en el recién nacido, favorece la aparición de lo que llamamos el Síndrome de Recién Nacido de Madre Diabética, que se manifiesta con bajos niveles de glóbulos rojos, glucosa, potasio y calcio en la sangre del niño”.

Se trata de un evidente problema de salud pública (cada año afecta a más de 100.000 españolas), para el que el equipo de investigadores propuso un nuevo abordaje, desde una alimentación saludable suplementada con aceite de oliva virgen extra y frutos secos. Para ello, y a lo largo del año 2016 se distribuyeron a 1000 mujeres gestantes sanas en dos grupos de 500. Al grupo de intervención se le recomendó consumir más de cuatro cucharadas diarias de aceite de oliva virgen extra y pistachos. El resto de las recomendaciones sobre alimentación y ejercicio físico fueron idénticas para ambos grupos de mujeres. De igual forma, su seguimiento y número de vistas fueron también las mismas.

Un Estudio que acaba de culminar con la publicación de los resultados en la prestigiosa publicación científica Plos One (acceda al artículo desde aquí). Confirma que la incidencia de la diabetes se redujo en un 30% en el grupo de gestantes alimentadas sin restricciones con aceite de oliva virgen extra y frutos secos. Además, la necesidad de tratamiento con insulina se redujo a la mitad. Al mismo tiempo, se constató una reducción significativa en las tasas de prematuridad, de cesáreas urgentes, de infecciones de orina y de traumas perineales en la madre y también de recién nacidos pequeños y grandes para la edad gestacional. Además, las madres no ganaron más peso durante la gestación.

“Los efectos del consumo del aceite de oliva virgen extra son tanto directos, por su consumo, como indirectos. En nutrición, tan importante es lo que uno come, como lo que dejas de comer (sustitución de alimentos menos saludables). Las mujeres que han recibido el aceite de oliva virgen extra consumen con mayor frecuencia verduras y hortalizas, porque son más agradables a la hora de comer. Por otro lado, son más conscientes de lo que comen. A la hora de hacer salsas, sofritos o guisos emplean aceite de oliva virgen extra, que tienen un sabor mucho más agradable. Eliminan otras salsas comerciales que son mucho menos saludables.

Además, el aceite de oliva virgen extra tiene otros efectos beneficiosos que están demostrados, como es una mejor respuesta glucémica tras la comida, mejora la sensibilidad de la insulina y por lo tanto reduce las excursiones de la glucosa tras la ingesta de alimentos, un hecho muy relevante en la diabetes gestacional. Y no hay que olvidar otro elemento importantísimo: esta alimentación saludable de la embarazada se transmite a través de cambios epigenéticos al niño que favorecen la salud del recién nacido”.

El doctor Calle Pascual sostiene que estudios como este van a imponer un cambio en la forma de abordar esta enfermedad en todo el mundo: “Creo que ya existen suficientes evidencias científicas para justificar la recomendación universal del consumo de aceite de oliva virgen extra durante el embarazo. El problema es que todavía persiste, por la influencia del mundo anglosajón, la creencia que la dieta más saludable es la baja en contenido en grasa total. Afortunadamente, desde el Estudio PREDIMED se están cambiando las recomendaciones y se está fomentando el consumo de aceites de oliva.”

Aceites de Oliva de España, marca de promoción de la Interprofesional del Aceite de Oliva Español, ha prestado su apoyo al equipo del Estudio San Carlos de Prevención de la Diabetes Gestacional, en el marco de su ambicioso programa de fomento de la I+D+i, al que destina en torno al 11% de su presupuesto. Teresa Pérez, gerente de la Organización, ha manifestado su satisfacción: “Es una gran noticia saber que, gracias a una dieta saludable con aceite de oliva virgen extra como principal fuente de grasas, se reduce el riesgo para las embarazadas de sufrir diabetes gestacional. Este estudio viene a demostrar cómo la colaboración entre el sector privado y grupos de investigación, se traduce en ciencia de altura en nuestro país, con unos resultados que se suman a las numerosas evidencias científicas obtenidas por distintas líneas de investigación que la Interprofesional lleva impulsando desde hace casi una década. La salud es una gran preocupación para nosotros y la alimentación la clave para mejorar los hábitos saludables en todo el mundo”.

Leer Más

La dieta mediterránea ayuda a evitar la diabetes por obesidad

 

Un estudio de la Universidad de Navarra sugiere que la dieta mediterránea puede mitigar los efectos adversos de la obesidad sobre la incidencia de la Diabetes Mellitus tipo 2 (DM2). Es lo que concluye el trabajo llevado a cabo por Sonia Eguaras, del Servicio Navarro de Salud, bajo la dirección de Miguel Ángel Martínez-González, director de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Facultad de Medicina de la Universidad de Navarra e investigador del Centro de Investigación Biomédica en Red de la Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición.

Leer Más

El consumo de aceite de oliva reduce los problemas vasculares asociados a la diabetes

aceite de oliva freírInvestigadores del grupo ‘Investigación traslacional en Enfermedad Cardiovascular’ de la Universidad de Málaga – integrados en Instituto de Investigación Biomédica de Málaga (IBIMA) – en colaboración con el grupo de investigación ‘Biotecnología de alimentos: Pared Celular’, del Instituto de la Grasa (CSIC), han demostrado que el consumo diario de hidroxitirosol, un polifenol presente en el aceite de oliva virgen extra, minimiza o incluso, podría evitar, los problemas vasculares vinculados a la diabetes mellitus. Los ensayos se han comprobado en ratas a las que se las había inducido esta patología.

Leer Más

El consumo de aceite reduce el pico de glucemia en diabéticos

tostada aceiteUn estudio de la Universidad de Nápoles Federico II (Italia) publicado ha demostrado que al introducir aceite de oliva virgen extra en los alimentos se reduce el pico de glucemia de las personas con diabetes tipo 1 tras las comidas, un efecto que no se observó cuando se utilizó mantequilla en lugar de este producto, según informa la revista Mercacei en el siguiente artículo.

Según ha destacado a Mercacei Angela A. Rivellese, profesora de Ciencias Dietéticas Aplicadas del Departamento de Medicina Clínica y Cirugía de la Universidad Federico II, el aceite de oliva virgen extra es el eje básico de la Dieta Mediterránea y ya ha demostrado ser beneficioso para otras enfermedades cardiovasculares, la presión arterial o el hígado graso.

Leer Más

Jaén investiga cómo el aceite de oliva previene la Diabetes

aceite de oliva freírEl Rector de la Universidad de Jaén (UJA), Juan Gómez Ortega, y el presidente de la Diputación de Jaén, Francisco Reyes, han firmado un convenio para continuar con la colaboración en el proyecto Predimed-Plus, con el que se pretende elevar el conocimiento de las cualidades de la Dieta Mediterránea tradicional hipocalórica para la prevención de la Diabetes tipo 2.

Leer Más